Cultura Popular, Temas en General

La procesión de Iztapalapa

Procesión de Iztapalapa

La celebración de la semana santa en nuestro país es una fecha muy importante, en esta ocasión hablaremos de la procesión de Iztapalapa, una tradición que roba reflectores en el mundo.

Nuestro país es conocido por ser una tierra de fe, los mexicanos son considerado como un pueblo de mucha fe católica, ya sea por los santos tradicionales o por otros como la virgen de Guadalupe, en general los mexicanos somos muy arraigados hacia nuestras creencias religiosas y una muestra de ello son las celebraciones que se llevan a cabo en semana santa.

Semana santa es esa festividad dentro de la fe católica en donde vemos la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, las celebraciones comienzan desde el domingo de palmas hasta el domingo de resurrección, durante esos días vemos la traición de Judas a Jesús, su arresto y juicio, su crucifixión a manos de los romanos y por último su resurrección.

También lee: 6 mitos y teorías ocultas de México

En nuestro país, específicamente en la alcaldía de Iztapalapa se lleva año con año la representación de la pasión de Cristo, dicha tradición se ha venido llevando a lo largo de 178 años, siendo una de las representaciones más importantes y más grandes junto con la que sucede en la ciudad del Vaticano, los ojos del mundo se postran en nuestro país para ver dicha representación.

Creyentes en la procesión de iztapalapa
Foto: Cultura Colectiva

Pero alguna vez te has preguntado ¿Cuál es el origen de dicha tradición? Bueno, en esta ocasión te contaremos el origen de una de las tradiciones más emblemáticas de la Ciudad de México, hay que tener en cuenta que antes de conocer la historia de la procesión de Iztapalapa, primero debemos conocer la historia del señor de la cuevita.

Según distintas versiones, en 1720 dos peregrinos provenientes de Etla, Oaxaca habían arribado a la Ciudad de México para retocar una figura de Jesús de Nazaret, en su camino decidieron hacer una parada en el Cerro de la Estrella para acampar y descansar, de dice que colocaron la figura del santo debajo de un árbol y se quedaron a dormir para luego continuar su trayecto.

Al despertar, los peregrinos se dieron cuenta de que la figura ya no estaba y pidieron ayuda a los pobladores de Iztapalapa para encontrarla, pero no tuvieron éxito en su búsqueda, tiempo después un cura les informo que había encontrado al santo dentro de una cueva, al ver que no podían retirar la figura decidieron construir un templo para venerar al santo de la cuevita.

Templo del señor de la cuevita
Foto: Desde la fe

Una vez conocida la historia del señor de la cuevita, debemos remontarnos hasta 1833, según diversas fuentes históricas, la Ciudad de México fue duramente azotada por una epidemia de cólera, se dice que hubo más de 14 mil muertos a causa de esta enfermedad, una de las alcaldías más afectadas fue la de Iztapalapa, esto debido a las actividades agrícolas que se efectuaban en ese entonces.

Debido a la gravedad del asunto, distintos pobladores acudieron a pedir ayuda al señor de la cuevita, luego de esto se comenzó a ver que la infección dejó de propagarse entre los pobladores de dicha demarcación, como agradecimiento a este “milagro”, la gente comenzó a hacer misas anuales para conmemorar dicho acto que salvó a la gente del pueblo.

Posteriormente a esto, en 1843 se empezaron a celebrar las primeras representaciones de la pasión y muerte de Jesús, a partir de ahí los pobladores de los 8 barrios que conforman Iztapalapa participan en la preparación y personificación de dicho evento, inclusive hacen todo lo posible para que año con año sea totalmente diferente.

Crucifixión de Cristo en procesión de Iztalapala
Foto: El Universal

Aquí te contamos algunos datos curiosos de la procesión de Iztapalapa:

  • Para participar en la procesión debes ser habitante de alguno de los 8 barrios.
  • Debes tener una apariencia similar al personaje que vas a interpretar.
  • No puedes tener ningún vicio y debes ser católico.
  • Debes prepararte a lo largo de 13 domingos antes de la representación, además de que debes pagar tu propio atuendo.
  • Solamente puedes interpretar a Jesús una vez en tu vida y debes tener la capacidad de cargar la cruz de madera de 90 kilos a lo largo de 2 kilómetros.
  • A lo largo de cuatro décadas, la cruz de madera ha sido fabricada por la familia del carpintero Ángel Juárez López.
  • Solo una vez en la historia ha habido cambio de actor en el papel de Jesús, esto ocurrió en 2017 y esto fue debido a que el intérprete estaba casado.
  • La persona que interpreta a Judas debe llevar 30 monedas de chocolate para repartirlas entre el público.
  • En 2012 el viacrucis de Iztapalapa fue declarado patrimonio cultural intangible.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestras tradiciones, por eso en este artículo te contamos acerca de ellas.

Fuentes: Milenio, Noticieros Televisa y Revista Expansión.

Related Posts

One thought on “La procesión de Iztapalapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *