Historia, Prehispánico

La Noche Triste

retrato de la noche triste

Considerado uno de los sucesos más importantes durante la conquista, la noche triste significó una de las derrotas más duras para los españoles.

La conquista de México es uno de los eventos históricos más importantes de nuestro país, no solo porque significó la caída del imperio azteca, sino porque daba pie a una nueva etapa en la vida de los pobladores indígenas, nos referimos a la época colonial, pero antes de que todo eso sucediera hubo un hecho que pudo haber cambiado la historia de México.

Nos referimos a la noche triste, una muy dura derrota que sufrió Hernán Cortés al momento de tratar de escapar de Tenochtitlán con todos los tesoros y reliquias de la ciudad, se dice que en aquella noche el conquistador español perdió a más de la mitad de su ejército junto a varios guerreros tlaxcaltecas que se habían sumado a sus filas.

También lee: 5 asombrosas leyendas mexicanas

Pero para poder entender por qué sucedió la noche triste debemos remontarnos tiempo atrás, más específico al encuentro que hubo entre Cortés y Moctezuma, recordemos que el emperador azteca había recibido con los más grandes honores al conquistador español, le daba un trato de lujo y lo llenaba de comodidades, inclusive se dice que Cortés estaba tan a gusto que buscaba quedarse.

Encuentro entre Cortés y Moctezuma
Foto: Infobae

Motivado con la idea de pertenecer a la clase noble de Tenochtitlán, Cortés había dejado de lado su idea de conquista, pero al final esto no sucedió y empezó un resentimiento entre él y algunos líderes del impero, para su mala fortuna las malas noticias no terminaban y desde su hacienda en Veracruz le informaron que el gobernador de Cuba, Diego de Velázquez había mandado tropas a buscarlo.

Antes de partir con rumbo a México, Velázquez había escogido a Cortés como el encargado de reclamar las tierras en nombre del imperio español, pero al poco tiempo comenzó a desconfiar de él y mandó a otro ejército para capturarlo y encerrarlo, Cortés salió rumbo a Veracruz para enfrentar a las tropas de Velázquez y dejó al mando a Pedro de Alvarado.

Alvarado era uno de los soldados que pensaba que era una mala idea permanecer en Tenochtitlán ya que podían ser atacados en cualquier momento, durante esos días, los aztecas iban a llevar a cabo una celebración en el templo mayor en honor a Tezcatlipoca, en esas festividades se reunieron un número importante de pobladores para admirar a los bailarines y honrar a su dios.

Alvarado al darse cuenta de la multitud, pensó que los aztecas por fin se habían organizado para atacarlos, ante esto ordenó a su ejército encerrar a los pobladores y comenzar a atacar a los asistentes, este hecho es conocido como “La matanza del templo mayor”, hasta el día de hoy es difícil saber con exactitud el número de víctimas que cayeron esa noche.

matanza del templo mayor
Foto: Códice Mendoza

Con un regreso victorioso de Veracruz, Cortés se enteró de lo que había sucedido días atrás y reprendió a Pedro de Alvarado por lo que hizo, considero que sus órdenes habían sido tontas e injustificadas, por lo que secuestró a Moctezuma y le ordenó calmar a su pueblo, el cual estaba enardecido por lo que sucedido en el templo mayor.

En un principio Moctezuma no aceptó, pero fue convencido por los frailes que acompañaban a los españoles, al salir a tratar de calmar a los pobladores de Tenochtitlán, estos comenzaron a arrojarle piedras a su emperador, una de ellas le dio en la cabeza y se cree que esa pudo haber sido la causa de su muerte, otras fuentes afirman que, al ya no servirle a los españoles, estos lo apuñalaron.

Consciente de lo que les podía esperar si se mantenían en la ciudad, Cortés ordenó a sus tropas tomar todo el oro y todos los tesoros posibles para emprender la huida, era 30 de junio de 1520, los conquistadores españoles emprendieron el escape sobre la calzada de Tlacopan, cuidando el galopeo de los caballos y el ruido de sus armas, estaban abandonando la ciudad de Tenochtitlán.

El escape estaba a punto de consumarse cuando de repente, el ejército azteca sorprendió a los españoles en una emboscada, los guerreros aztecas comenzaron a atacar a los españoles y destruyeron el puente de madera sobre el que estaban escapando, dejando caer a más de la mitad del ejército de Cortés a las aguas del antiguo lago de Texcoco.

Foto: Milenio

Tanto los soldados españoles como varios guerreros tlaxcaltecas murieron ahogados esa noche, los pocos soldados que lograron cruzar el puente junto con Cortés siguieron con el plan de escapar lo más rápido posible para no caer definitivamente esa noche, luego de dejar atrás Tenochtitlán, los españoles decidieron tomar un descanso en Popotla.

Al ver que había perdido a más de la mitad de su ejército y haber perdido todos los tesoros de Moctezuma, cuenta la leyenda que Cortés se paró a lado de un ahuehuete que estaba ahí y comenzó a lamentarse por lo sucedido, al grado de llegar al llanto, es por eso que a esta dura derrota es que la conocemos como “La noche triste”.

Luego de esto, los españoles regresaron a Tlaxcala para preparar el contraataque, reunir más soldados y comenzar con el sitio de Tenochtitlán, a la postre y combinado con una serie de eventos desafortunados para los aztecas como una epidemia de viruela, se terminaría por consumar la conquista de México e iniciaría la época colonial, la cual duraría 300 años.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, por eso retomamos los momentos más importantes en nuestros artículos.

Fuentes: Gaceta UNAM, Infobae y AD Magazine.

Related Posts

One thought on “La Noche Triste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *