Cultura Popular, Historia

Historia de México: La Independencia

Independencia de México

Luego de vivir por 300 años bajo el yugo español, varios conspiradores comenzaron una serie de reuniones para iniciar la independencia de México.

Luego de que el mundo viviera una marea de libertad con la revolución francesa, la ilustración y la independencia de las trece colonias, en nuestro país emergió la llama del deseo independentista, principalmente por los criollos los cuales estaban hartos de que no tuvieran los mismos privilegios como los españoles peninsulares y deseaban tener más poder.

En 1808 se comenzaban a dar las primeras reuniones secretas para iniciar un movimiento que les permitiera a los diferentes territorios de la Nueva España liberarse de las presiones y órdenes de la corona española, hasta ese momento no había algo serio. Todo cambiaría con la invasión de Napoleón a España y la declinación del rey Fernando VII.

Las reuniones continuaron hasta 1810 en Querétaro, algunos de los miembros que la encabezaban eran Ignacio Allende, Juan Aldama, Mariano Abasolo, el cura Miguel Hidalgo, Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz de Domínguez. Al ser descubiertos, decidieron adelantar los planes y comenzaron el levantamiento armado el 16 de septiembre de 1810 con el famoso grito de dolores.

Grito de independencia
Foto: México Desconocido

La lucha independentista comenzó en la zona del bajío, la cual era de suma importancia para la corona, Hidalgo y sus tropas tomaron rápidamente las ciudades de Salamanca, Celaya, Silao y Guanajuato, ahí veríamos al ‘pípila’ quemar la entrada de la alhóndiga de granaditas para poder permitir la entrada de los insurgentes y seguir sumando victorias.

Fue hasta 1811 donde Hidalgo y compañía obtuvieron importantes victorias y estuvieron a punto de tomar la Ciudad de México, pero una serie de decisiones y disputas con Allende sobre cómo llevar el movimiento independentista terminó por dividir al ejército insurgente, a finales de 1810 el ejército realista arrestó a Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez para ejecutarlos y exhibirlos en Guanajuato.

Con estos hechos, la independencia entraba a su segunda etapa la cual va de 1811 a 1815, ahora el que encabezaba la lucha era José María Morelos y Pavón, el cual ya había tenido comunicación con Hidalgo tiempo atrás, en este periodo de la independencia, el ejército insurgente contaría con una mejor organización y un equipo jurídico que buscaba terminar la guerra.

Congreso de Chilpancingo
Foto: Relatos e Historia de México

La lucha ahora se trasladaba al sur de nuestro país, esto debido a que era la zona donde Morelos tenía mayor influencia, a su ejército se le unirían las distintas castas que no se habían involucrado en el conflicto, así como esclavos africanos y algunas tropas comanches en el norte del país, esto con la finalidad de hacerle un mejor frente a las tropas españolas.

Otro de los momentos importantes durante este lapso de lucha fue el apoyo de Leona Vicario, la cual había formado su propia sociedad secreta llamada “Los Guadalupes” los cuales eran infiltrados en la corona que proveían de información a la insurrección, además de esto también les proveía dinero, armas, comida y medicamentos.

Inspirado en la abolición de la esclavitud por parte de Hidalgo años atrás, Morelos se para frente a todos en el Congreso de Chilpancingo y declara “Los sentimientos de la nación” en donde expresa su deseo de ver una América libre e independiente de las monarquías europeas, además también se publicaría la constitución de Apatzingán la cual reconocía la libertad del pueblo mexicano.

Abrazo de acatempan
Foto: La Izquierda Diario

En 1814 las fuerzas españolas tomaban de nuevo el control y el rey Fernando VII volvía al trono, esto representó un empuje para las fuerzas españolas en América lo que terminaría derivando en la captura de Morelos en 1815, luego de su arresto sería condenado y sería fusilado, con esto iniciaba la última etapa de la independencia, la cuál sería mucho más violenta.

De 1815 a 1821 veríamos en nuestro país una guerra de guerrillas las cuales buscaban mantener viva la lucha independentista y la consumación del conflicto. Ahora los cabecillas del movimiento insurgente eran Vicente Guerrero, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria, años después se le sumarían personajes como Xavier Mina y Servando Teresa de Mier, todos ellos enfrentándose a las fuerzas de Agustín de Iturbide.

En los últimos años de la guerra habían muerto alrededor de 1 millón de personas, la mayoría de la población española que habitaba la Nueva España también fue asesinada y en España la situación tampoco mejoraba ya que, tras otra revuelta, el rey Fernando VII reconoció la constitución de Cádiz la cual había derogado años atrás luego de su regreso a la corona.

Iturbide se había dado cuenta de que podía sacar ventaja a lo que estaba aconteciendo y decidió rebelarse a las fuerzas realistas para dar fin al conflicto por lo que decide pactar una alianza con las fuerzas insurgentes. El 10 de febrero de 1821 Guerrero e Iturbide se reúnen en Acatempan y sellan la alianza con un abrazo, a este hecho se le conocería como “El abrazo de Acatempan”.

Entrada del ejército trigarante
Foto: México Mágico

Con la unión de las dos fuerzas militares, el 24 de febrero de 1821 se proclama el “Plan de Iguala” en el cual se declaraba a la religión católica como la única en el país, la unión de todos los habitantes y la proclamación de la independencia de la Nueva España, además de que buscaba declarar un nuevo régimen constitucional el cuál antecedía a los ideales de Morelos en 1815.

Con la proclamación del Plan de Iguala se creó el Ejército Trigarante el cual buscaba derrotar a las últimas fuerzas realistas, Iturbide se comunicó con el rey Fernando VII y el último virrey de la Nueva España Juan Ruíz de Apodaca para reconocer pacíficamente la independencia de México y establecer la nueva junta de gobierno.

Mandado como emisario y representante del gobierno español, Juan O’Donojú llegó a la Nueva España para reunirse con Iturbide y firmar los Tratados de Córdoba con los que se reconocía unilateralmente la independencia de México. El 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante desfiló por la capital y con esto se consumó la guerra de independencia para dar inicio al primer imperio mexicano.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, por eso la recordamos en nuestros artículos.

Fuentes: Gobierno de México, México Desconocido, UNAM, INHER, BBC y Milenio.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *