Mapa de la antigua tenochtitlán

La historia del imperio azteca

Considerada como la civilización más importante de Mesoamérica, te contamos acerca del desarrollo de esta cultura.

La historia del imperio azteca no inicia en la zona del valle de México como podríamos creer, el inicio se remonta siglos atrás en la mítica “Aztlán”, una tierra que poseía una riqueza natural inimaginable, su ubicación exacta es desconocida pero los registros indican que podría estar ubicada al noroeste del país, más exacto en la zona de Nayarit.

Los aztecas vivían plácidamente en esa región, hasta que, por órdenes de Huitzilopochtli, deidad más importante del imperio, les dio la orden de abandonar la ciudad y emprender el camino hacia su nuevo hogar, se dice que los aztecas peregrinaron a lo largo de 200 años antes de llegar al valle de México, durante su recorrido conocieron otras grandes ciudades como Tula o Teotihuacán.

También lee: 8 mujeres mexicanas destacadas en la historia

Una vez ubicados en la cuenca de México, los aztecas se encontraron rodeados de distintos señoríos que ya llevaban tiempo habitando esa zona, al verse en una inferioridad numérica en ese momento, decidieron establecerse en un islote en el antiguo lago de Texcoco, en ese islote encontraron un águila sobre un nopal devorando una serpiente, esa era la señal divina que habían estado buscando.

Fundación del imperio azteca
Foto: Milenio

Oficialmente el 13 de marzo de 1325 se considera como la fecha en la que se fundó México-Tenochtitlán, los primeros años no serían fáciles, ya que tenían que volver a construir la ciudad que alguna vez tuvieron, además de rendir tributo periódicamente al señorío de Azcapotzalco por permitirles asentarse, ya establecidos, la ciudad se dividió en 4 barrios: Atzacoalco, Cuepopan, Teopan y Moyotlan.

Los aztecas eran un pueblo guerrero por naturaleza, con el paso de los años fueron mejorando sus fuerzas militares y generando alianzas con los pueblos a su alrededor, fue así cómo se formó la “Triple Alianza” conformada por los aztecas y los señoríos de Texcoco y Tlacopan, con esta alianza, el imperio azteca se quitó el yugo del señorío de Azcapotzalco y comenzó a expandir sus fronteras.

Los aztecas habían establecido una forma de gobierno militar, sus ejércitos poseían una alta preparación al momento de salir a combatir, pero a la vez tenían conocimientos y una preparación espiritual que les permitía concentrarse y mantener la paz en momentos de caos, existían dos clases de guerreros dentro del imperio, los guerreros águila y jaguar.

Guerreros del imperio azteca
Foto: Mistery Planet

La máxima autoridad era el Tlatoani, él se encargaba de dirigir y gobernar a su pueblo, se encargaba de establecer acuerdos entre los miembros de la triple alianza, mantenía una preparación espiritual especial para poder tomar las mejores decisiones y así llevar a su pueblo a la cúspide, siempre procurando cumplir con las exigencias de los dioses.

Los aztecas eran una civilización muy organizada, eran dedicados a su religión la cual era politeísta, es decir, creían en varios dioses, eran excelentes comerciantes, agricultores, artistas, vivían a base de los tributos de los pueblos sometidos, realizaban sacrificios para honrar a sus deidades y vivían en una constante expansión de sus fronteras.

En poco tiempo, habían logrado convertirse en el mayor imperio de las culturas precolombinas, casi todo el valle de México estaba bajo su dominio, existían pequeñas zonas que lograban oponerse al yugo azteca, algunos de estos pueblos eran los Tlaxcaltecas, los Purépechas y los Mixtecas, enemigos que se mantuvieron hasta la caída del imperio.

Dominios del imperio azteca
Foto: Wikiwand

La sociedad azteca estaba conformada de tres clases, la nobleza, la gente común y los esclavos, estos últimos eran producto de las conquistas, cada una de estas clases sociales debía cumplir un rol determinado, ya sean trabajos relacionados con la guerra, la religión o sobre oficios dentro de la ciudad como comerciantes, artistas e incluso el hogar.

Cada uno debía asistir al colegio que le fuera designado, los nobles acudían al calmécac y la gente común al telpochcalli, cabe recalcar que eran una civilización muy machista ya que las mujeres no tenían derecho a la educación y su único rol era trabajar para las labores del hogar, atender a los hombres de la casa y esperar a formar un hogar con otro hombre.

A lo largo del tiempo durante su asentamiento en el antiguo lago de Texcoco existieron 11 tlatoanis, cada uno aportó su conocimiento y sus habilidades militares para que el imperio creciere, a costa de ello se terminaron por hacer de grandes enemigos que estaban a la expectativa de quitarse el dominio azteca y cobrar venganza contra ellos.

Hacía 1519, Hernán Cortés llegaba a las costas de Veracruz en la búsqueda de reclamar las tierras mexicanas a nombre del imperio español, con este acto comenzaba la conquista de nuestro país la cual duraría 2 años hasta 1521 cuando los españoles lograron consumir la conquista y terminar con el dominio mexica para dar paso a una nueva etapa de nuestra historia, la colonia.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, por eso te platicamos un poco acerca de ella y la homenajeamos con nuestras playeras.

Fuentes: INAH, Arqueología Mexicana y Enciclopedia de Historia.

Códice Mendocino

Los 8 presagios funestos que guiaron a la caída de Tenochtitlán.

Mucho antes de la llegada de los españoles a nuestro país, Moctezuma II se preocupó por algunas señales divinas que se estaban presentando, los llamados presagios funestos.

A inicios del siglo XVI, los aztecas gozaban de una época de plenitud absoluta, dominaban casi toda la planicie central de nuestro país, los pueblos conquistados rendían tributo a sus conquistadores, los esclavos trabajaban en las labores más duras del imperio, la población había aumentado considerablemente y solamente mantenían enemistades con los Tlaxcaltecas y los Purépechas.

También lee: La educación en la antigua Tenochtitlán

En esos años de prosperidad, el emperador que se encontraba a la cabeza del imperio era Moctezuma Xocoyotzin, mejor conocido como Moctezuma II, si bien es cierto que el imperio poseía cierta estabilidad, la relación entre gobernantes y gobernados se comenzaba a fragmentar ya que se había iniciado un distanciamiento entre ambas partes.

Los antiguos habitantes de Tenochtitlán se encontraban molestos con su gobernante, quien al asumir el poder decretó que los habitantes ya no podían verlo a los ojos, además de que se debía guardar un estricto protocolo en la presencia del emperador, esto molestó notablemente a sus habitantes, estas pueden considerarse los primeros problemas de cara a la caída del imperio.

Centro de México - Tenochtitlán
Foto: BBC

Durante el mandato de Moctezuma, se comenzaron a presentar diferentes sucesos que lo inquietaban y lo ponían nervioso sobre lo que pudiera suceder en un futuro cercano, al ser un hombre altamente religioso, acudió con los sacerdotes del imperio para consultar qué estaba pasando, hoy en día se les conocen a estos eventos como los 8 presagios funestos.

Primer Presagio: Un cometa en el cielo

Diez años antes de la llegada de los conquistadores a nuestro país, se presentó el primer presagio funesto, un cometa atravesaba el cielo del valle de México, para los aztecas esto era una señal de mal augurio o un descontento de los dioses, los aztecas relataban que tenía forma de una espiga de fuego, de una aurora, como si el cielo estuviera punzando y a su vez arrojaba fuego.

Segundo presagio: El incendio en el templo de Huitzilopochtli

Ubicado en la parte alta del templo mayor, se encontraba la casa en donde se le rendía honor a Huitzilopochtli “Dios de la guerra”, en un día cualquiera dentro de la ciudad sucedió el segundo presagio funesto, iniciado de la nada se presentó un incendio dentro del templo que consumía todo a su alrededor, al arrojarle agua para sofocar las llamas se hacían mucho más fuertes, al final no quedó nada.

Incendio en el templo de Huitzilopochtli
Foto: Journals

Tercer presagio: El rayo silencioso

El tercer presagio funesto se dio cuando en una tarde caía sobre la ciudad una lluvia muy ligera, no había posibilidades de una tormenta eléctrica o algo de qué preocuparse, de repente en el templo de Xiuhtecuhtli cayó un sorprendente rayo que causó un gran impacto en el templo, ese rayo tenía la capacidad de matar a un hombre, lo sorprendente fue que no generó estruendo teniendo tal magnitud.

Cuarto presagio: La lluvia de fuego

A diferencia del primer presagio, el cuarto de los presagios funestos causo mucho más temor y terror dentro de los habitantes de Tenochtitlán, los relatos indican de la caída de una estrella de fuego, se iba fragmentando poco a poco hasta que bañó el cielo con sus abrumadoras llamas, el miedo rodeaba el entorno del emperador azteca.

Quinto presagio: El lago hirviente

Como si se tratara de un castigo de los dioses, en el quinto presagio funesto, el antiguo lago de Texcoco que rodeaba la capital del imperio comenzó a hervir de manera brutal y les arrebató la vida a varios pobladores, por si fuera poco, las aguas del mismo comenzaron a agitarse de una manera muy violenta y destruyeron varias casas que estaban a su alrededor.

Perspectiva de la capital del imperio azteca
Foto: Estado del Tiempo

Sexto presagio: El llanto de Cihuacoatl

Considerado como el origen la leyenda de “La Llorona”, en las faldas del lago por las noches aparecía una mujer de piel blanca que gritaba “Hijos míos, ya vienen”, “Ay mis hijos, a dónde iremos” y “Hijitos míos, ya tenemos que irnos lejos”. Esto como referencia a la llegada de Hernán Cortez a nuestro país y a la colonización por parte de los españoles.

Séptimo presagio: El ave de los espejos

Un día, unos pescadores habían capturado un ave de forma extraña, parecía que tenía un espejo sobre su cabeza, dada su rareza se la llevaron al emperador, este al mirar a través de espejo y ver a los ojos a dicha ave se dice que pudo observar a los españoles llegar a nuestro país montados en sus caballos, el séptimo de los presagios funestos marcaba el inicio del fin.

Octavo presagio: Aparición de criaturas deformes

Los relatos cuentan que el último presagio que se dio antes de conocer a los conquistadores en persona fue la aparición de personas deformes, criaturas con 2 cabezas, 4 manos, 3 ojos aparecían en los alrededores de Tenochtitlán, obviamente eran capturadas y presentadas a Moctezuma, luego de que este las mirara desaparecían sin dejar rastro alguno.

Luego de todos estos extraños eventos, Hernán Cortez entró con sus tropas a la capital del imperio azteca, atemorizado por dichos sucesos, Moctezuma II confundió la llegada de los españoles con el regreso de Quetzalcóatl, el resto es historia y tal como se había predicho sucedió la caída del imperio azteca.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, por eso te traemos este magnífico relato de nuestra cultura.

Fuentes: Matador Network y “La visión de los vencidos” de Miguel León Portilla.

Ciudad de Tenochtitlán

La educación en la antigua Tenochtitlán

La enseñanza de conocimiento era un elemento fundamental en la formación de los antiguos pobladores aztecas en la ciudad de Tenochtitlán.

Si algo caracterizaba a los Aztecas, era su dedicación a la enseñanza, sea del origen de que hayas provenido, en el antiguo México-Tenochtitlán existían diferentes escuelas para los diferentes grupos sociales que habitaban en el antiguo lago de Texcoco, dependiendo a donde fueras mandado, era la educación que recibirías para tu formación.

También lee: Grandes músicos mexicanos: José José, Juan Gabriel y Luis Miguel

La educación en el imperio azteca constaba de dos etapas, durante los primeros años de la niñez, los padres eran los encargados de llevar a cabo las primeras enseñanzas, el padre se encargaba de la educación de los niños y la madre se encargaba de las niñas, una vez cumplidos los primeros 15 años de vida, era cuando podían asistir a la escuela.

A la llegada de los españoles a nuestro país, los conquistadores se quedaron asombrados por la manera de impartir clases y sobre todo por la disciplina que tenían los jóvenes tenochcas, los aztecas creían que los niños eran un regalo de los dioses, que habían sido moldeados por ellos mismos con la finalidad de alcanzar una sabiduría y un corazón pleno.

Se decía que los niños recién nacidos estaban predestinados, como muestra de ello eran los rituales que se les hacían desde pequeños, al primer año de vida debían pasar por su primer baño de agua helada, si lograban tolerarlo significaba que serían grandes guerreros o mandatarios del imperio, en caso de que lloraran, su destino era tener otros oficios dentro de la sociedad.

El telpochcalli

En la sociedad azteca existían dos clases de escuelas, los hijos del pueblo en general, los únicos que no acudían eran los hijos de los nobles, de los sacerdotes y de los grandes guerreros, ellos acudían al calmécac, pero eso lo abordaremos más adelante. A partir de los 15 años, los jóvenes varones asistían a sus primeras clases para aprender algún oficio o el arte de la guerra.

Familias aztecas
Foto: Muy Interesante

Era tal la calidad de esta escuela que los sabios consideraban que una vez que egresan de ella, estabas listo para formar una familia y establecer un matrimonio, la sociedad azteca estaba dividida en distintos barrios llamados “Calpullis”, en cada uno de estos Calpullis existía un telpochcalli, la razón por la que se dividía la educación era por las especializaciones que se daban en ella.

El Calmécac

En esta institución la educación era totalmente diferente a la que recibían los jóvenes en el telpochcalli, aquí se educaba y entrenaba a los futuros sacerdotes, maestros, guerreros de élite y futuros gobernantes del imperio, ellos recibían lecciones de historia, astronomía, medicina, música, religión, filosofía, economía, valores morales entre otras lecciones.

Dada su posición acomodada, la exigencia era el doble, los jóvenes que asistían debían acudir en ayunos, hacían penitencia y auto mutilaciones con puntas de maguey, sus ropas debían ser mucho más ligeras para tolerar el frío, decían que todo este proceso ayudaba a forjar el carácter, esto por la idea de formar hombres de bien, nobles de corazón y justos de espíritu.

Códice sobre los calmécac
Foto: Revista Souvenir

En ambos colegios existían distintos profesores llamados “Temachtianis”, ellos eran los encargados de llevar a cabo la tarea educativa en las diferentes escuelas, podríamos considerarlos los maestros sabios, tenían que iluminar la mente de los rostros ajenos, abrirles los ojos a aquellos jóvenes que eran el futuro del imperio, estos maestros debían ser sensatos y cuidadosos para que los alumnos fueran igual.

Es importante mencionar que, desde aquellas épocas, la educación con las mujeres solía ser muy machista, las niñas no acudían a los colegios a los que solían ir todos los hombres de su edad, desde pequeñas las niñas eran educadas para servir a las tareas del hogar como lo eran la comida, el aseo, atender a los sacerdotes, prácticamente su rol principal era la servidumbre.

A pesar de ello, las mujeres tampoco se salvaban de los severos castigos que solían aplicarse, si las mujeres llegaban a ser flojas, coquetas, desobedientes, chismosas o rebeldes, eran aprendidas al igual que los hombres, en ocasiones se les cortaba el cabello que las exhibía por meses o eran obligadas a barrer la calle, lo que significaba una deshonra muy grande para la sociedad.

Foto: Matador Network

Podemos ver que en el Calmécac la educación era de una corriente más intelectual, mientras que en el Telpochcalli se preocupaban por el desarrollo de las habilidades de los jóvenes para la guerra, la caza, el arte u otros oficios que existieran en la sociedad mexica, aunque lo llegaran a negar o justificar, la educación estaba sumamente marcada por la división de clases sociales.

La idea principal de estos modos de educación era evitar que la población se descontrolaba, buscaban tener una ciudadanía sumamente disciplinada, apta para defenderse en caso de una invasión, ya que como es sabido los aztecas eran una clase guerrera por excelencia y no se iban a permitir ser sometidos por las demás tribus que existían a su alrededor.

En Karani Art recordamos los orígenes de nuestra cultura, por eso te traemos este artículo para que conozcas más a detalle acerca de los aztecas.

Fuente: Mexicanismo y Universidad de Michoacán de San Nicolás de Hidalgo

El encuentro de dos mundos

Personajes de nuestra historia: Los dos Moctezumas

Nuestra historia está repleta de personajes históricos que han formado parte de la formación de nuestro país, hoy les hablaremos de los dos Moctezumas, tlatoanis de Tenochtitlán.

La formación de nuestro país ha vivido incontables sucesos que han derivado en el México que conocemos actualmente, desde la época precolombina hasta la actualidad han desfilado muchos personajes que han tratado de mejorar o de imponer su voluntad por encima de la de nuestra nación, es por eso que te vamos a hablar de los dos Moctezumas, tlatoanis de Tenochtitlán.

También lee: Dioses de la mitología azteca

Moctezuma Ilhuicamina

Conocido como Moctezuma primero o “El grande”, fue el primero de los dos Moctezumas y es considerado uno de los Tlatoanis más importantes del imperio azteca, esto debido al crecimiento que obtuvieron los mexicas bajo su administración, su nombre proviene del náhuatl que significa “El flechador del cielo”, nació presuntamente en 1390, hijo de Huitzíhuitl segundo tlatoani, ya asentados en el antiguo lago de Texcoco.

Moctezuma primero

Foto: Quién

A la postre de su reinado, Moctezuma I tuvo tres nietos, Tízoc, Axayácatl y Ahuízotl, los tres de igual manera gobernaron Tenochtitlán, fue el tlatoani que más años duró en el cargo, casi 30 años gobernó en el despegue del imperio, con una enorme inteligencia militar, guío a sus subordinados a expandir sus fronteras mucho más allá del altiplano central del valle de México.

No solo tenía una capacidad enorme para motivar a sus guerreros, también generaba un impulso dentro de su pueblo ya que buscaba generar toda clase de productos para asegurar la fortaleza económica de su civilización, con una notable trayectoria militar, supo someter a las tribus aledañas para que sirvieran bajo su mando y así aumentar su presencia dentro de la zona.

Reforzó los lazos existentes con los miembros de la triple alianza y llegó a tierras impensadas como la zona huasteca e inclusive Oaxaca, además de eso terminó por dominar totalmente la cuenca de México ya que derrotó al señorío de Chalco, viejo enemigo de los aztecas con los que llevaban años de guerra tratando de someterlos y ponerlos a la orden del tlatoani.

La preparación militar de sus ciudadanos fue uno de sus propósitos más importantes, fue él el que impulsó que existiera un telpochcalli en cada uno de los Calpullis, esto con la finalidad de aumentar la cantidad de hombres disponibles para el ejército y darle una mejor preparación a cada uno de los habitantes de la antigua Tenochtitlán.

Otras reglas que se establecieron bajo su mandato fueron las jerarquías militares, el uso de uniformes, insignias y símbolos, además de ello decretó que él era el único que podía usar una diadema de oro al momento del combate, su reinado también estuvo marcado por distintos fenómenos naturales, los cuales supo enfrentar, al final terminó muriendo en el año 1469 aproximadamente.

Moctezuma Xocoyotzin

Conocido como Moctezuma segundo o “El joven” fue el segundo de los dos Moctezumas y uno de los últimos gobernadores aztecas, fue el encargado de recibir a Hernán Cortez dentro de la ciudad y se le reprocha el mal manejo de la llegada de los conquistadores a nuestro país, a causa de esto su historia tuvo un final trágico que es poco claro pero que sus decisiones repercutirían en la caída del imperio.

Moctezuma segundo

Foto: Historia del nuevo mundo

Nacido en 1467, hijo de Axayácatl, recibió un imperio que gozaba de plenitud económica y militar, se habían convertido en el imperio más importante de toda la época prehispánica, en 1502 fue cuando tomó el trono y gobernó hasta 1520, Moctezuma siempre buscó expandir aún más el imperio, además de derrotar a viejos enemigos como Tlaxcala, Cholula y a los Purépechas.

Se dice que el tlatoani azteca era un hombre totalmente diferente a los gobernadores anteriores ya que bajo su mandato se había generado una significativa distancia entre sus pobladores y el emperador, inclusive se dice que nadie podía verlo directamente a los ojos y que debían guardar un estricto protocolo bajo su presencia.

Aunado a esto, se menciona que era una persona sumamente religiosa y que siempre se había aturdido por los diferentes presagios que sucedieron durante su reinado como la aparición de un cometa en los cielos, el incendio en el templo de Huitzilopochtli que crecía mientras se le arrojaba más agua, aparición de seres desconocidos y una mujer que emergía del lago, (posteriormente conocida como la llorona).

En 1519 fue cuando se dio el encuentro de los dos mundos, confundido por sus creencias, se dice que Moctezuma confundió la llegada de los españoles con el regreso de Quetzalcóatl, sin estar seguro de lo que pasaba, el emperador azteca recibió en su palacio a los conquistadores que quedaron asombrados por la riqueza que poseía el imperio en ese entonces.

Días antes de su muerte, en el templo mayor había sucedido una matanza a manos del comandante Pedro de Alvarado, quién confundió una celebración azteca con una posible emboscada, se desconoce el número de muertos, pero algunos códices indican que fue un hecho cruel y violento que calentó los ánimos dentro de los pobladores.

Matanza del templo mayor

Foto: Códice Durán

En ese momento, Cortez regresaba de Veracruz ya que se había enfrentado a otros militares que venían de Cuba a capturarlo, viendo la situación tomó de rehén al tlatoani azteca, se dice que su muerte fue provocada por sus propios ciudadanos que lo apedrearon por no reprender a los conquistadores, otras versiones cuentan que los mismos españoles fueron quienes lo asesinaron.

El hecho es que su muerte desemboco en la caída del imperio y comenzó la incesante pelea durante la conquista que termino con la tortura de Cuauhtémoc, último emperador mexica y que se creía había escondido el misterioso tesoro de Moctezuma tras la noche triste.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, por eso te traemos la historia de los dos Moctezumas, tlatoanis de Tenochtitlán.

Fuente: Arqueología Mexicana

Antiguos dioses mexicanos

Dioses de la mitología azteca

Los mexicas eran conocidos por ser una cultura politeísta, hoy recordamos algunos de los dioses más importantes de la mitología azteca.

Los Aztecas fueron una de las civilizaciones con más impacto en toda Mesoamérica, no por nada fueron el imperio más próspero en nuestro país, los mexicas eran conocidos por ser un pueblo totalmente guerrero, disciplinados en todos sus estratos sociales, inteligentes al momento de entablar relaciones diplomáticas y unos genios a la hora de la guerra.

También lee: Inicios de la Lucha Libre en México

La ciudad de Tenochtitlán era el epicentro de tal civilización, sembrada en un islote en medio del antiguo lago de Texcoco y conectado con tres grandes calzadas que daban salida al valle de México, los aztecas eran conocidos por sus grandes habilidades al momento de asentarse en aquella región y por el papel que tenía la religión en su vida diaria y en la toma de decisiones importantes.

Originarios del mítico lugar de Aztlán cuya ubicación sigue siendo desconocida para nosotros hasta estos días, los aztecas emprendieron una larga caminata rumbo a su nuevo hogar, se dice que peregrinaron a lo largo de casi 210 años, por indicaciones de Huitzilopochtli, los mexicas tenían que encontrar un águila parada sobre un nopal que estuviera devorando una serpiente.

Tal era el impacto que tenía la religión en la cultura mexica que, al momento de asentarse en su nuevo hogar, en el centro de la ciudad, se erigieron monumentos que rendían culto a distintos dioses, nos referimos al templo mayor, con el paso del tiempo se construía un nuevo templo por encima del otro que era dedicado a un nuevo dios, por eso ahora les traemos los dioses más importantes de la mitología azteca.

Ometecuhtli y Omecihuatl – Dioses de la creación

Antes de la creación del hombre, mucho antes de la creación de la tierra, podríamos hablar que no existía nada en el universo, solo se encontraban dos entes que se dedicaban a crear seres a su propia voluntad, una pareja que representaba la dualidad en el universo, estos dos dioses fueron encargados de crear todo lo que conocemos, los padres de todos los dioses subsecuentes.

Huitzilopochtli – Dios de la guerra

Probablemente el dios más importante de toda la mitología azteca, Huitzilopochtli era considerado el dios de la guerra, nacido del vientre de Coatlicue y que despedazo a los hermanos que querían matar a su madre, este ser divino fue el encargado de guiar a los mexicas en su camino hacia la tierra prometida, era muy conocido ya que poseía un escudo con plumas y empuñaba una espada en forma de una serpiente de fuego.

Huitzilopochtli

Foto: Muy Interesante

Quetzalcóatl – Dios del viento

En su largo caminar rumbo al valle de México, los aztecas hicieron dos paradas muy importantes, la primera en la antigua ciudad de Tula y la segunda en la abandonada ciudad de Teotihuacán, los aztecas conocieron la existencia de la serpiente emplumada y lo adoptaron como dios, esperando fervientemente su regreso para guiarlos a la gloria eterna con su inmensa sabiduría.

Tezcatlipoca – Dios del cielo y de la tierra

Quizás el dios más temido y a la vez el más venerado, Tezcatlipoca “el del espejo humeante” era un ser divino con un inmenso poder que brindaba prosperidad, riquezas o provocaba guerras y discordias a su antojo, considerado uno de los dioses encargados de crear al hombre, tenía la habilidad de hacerse invisible y vagar por distintos mundos haciendo lo que quisiera.

Tláloc – Dios de la lluvia

Encargado de proveer el vital líquido a la humanidad, señor de los truenos y parte fundamental para el desarrollo de las cosechas, Tláloc era uno de los dioses a los cuales se le tenía un respeto altísimo, cada temporada de cosechas se le ofrecían distintos sacrificios en su honor para asegurar las lluvias y que el agua que estaba alrededor de la ciudad no generara destrozos en la ciudad.

Tláloc

Foto: Mas México

Coatlicue – Diosa de la fertilidad

Luego de la creación del universo, Coatlicue fue la encargada de dar a luz a todos los dioses de la mitología azteca, diosa de la fertilidad y madre de toda la tierra, “la de la falda de serpientes” era venerada por los aztecas debido a que consideraban que ellos mismos habían nacido de ella, las mujeres eran las que le rendían más culto cuando buscaban formar una familia.

Mictlantecuhtli – Dios de la muerte

Señor del inframundo y de las sombras, Mictlantecuhtli era el encargado de guiar y cuidar a las almas que habían dejado la tierra y que habían emprendido el camino rumbo al mictlán, el inframundo para los aztecas, lugar que no es similar al infierno, recordemos que los aztecas creían que la vida continuaba en otro plano existencial del cual el dios de la muerte era el encargado.

Mictlantecuhtli

Foto: INAH


Existían infinidad de dioses dentro de la civilización azteca, para cada situación, cosa o evento, para casi todo tenían dioses que se les veneraba por igual.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestros orígenes, por eso en nuestras playeras ilustramos a los dioses de nuestros antepasados.

Fuentes: México Desconocido, Matador Network y Gobierno de México