Historia, Prehispánico

A 500 años de la caída de Tenochtitlan

Pintura sobre la caída de Tenochtitlán

Un 13 de agosto, pero de 1521, Hernán Cortés lograba tomar la capital azteca y con la caída de Tenochtitlan daba inicio la época colonial.

En 1519 se dio el primer encuentro entre españoles y mexicas, el tlatoani de aquel entonces, Moctezuma Xocoyotzin recibió al conquistador español con los mejores lujos y la mejor atención, Cortés y sus tropas estaban asombradas por la enorme ciudad que se encontraba en el islote del viejo lago de Texcoco, por un momento parecía que las intenciones de conquistar la ciudad habían desaparecido.

En su camino, el ejército español fue sometiendo distintos pueblos y estableciendo diferentes alianzas con las tribus que buscaban deshacerse del yugo azteca que los había sometido por casi 200 años, ya en la ciudad y resguardados en el templo de Axayácatl, los españoles comenzaron a juntar todos los tesoros que les habían regalado en su llegada.

A pesar de tener una llegada diplomática, se empezaron a generar pequeños roces entre los habitantes y los conquistadores, todo empezaría a complicarse cuando Cortés partió con rumbo a Veracruz para enfrentar a Pánfilo de Narváez, quien había sido mandado por el gobernador de Cuba para aprehender al conquistador español por desobedecer sus órdenes.

epidemia de viruela en tenochtitlán
Foto: El Universal

Pedro de Alvarado quedó a cargo y realizó una matanza en el templo mayor, enfurecidos por el suceso, el pueblo azteca se levantó en armas y buscaron la manera de expulsar a los españoles de la ciudad, al regreso de Cortés y viendo lo que había sucedido, tomó de prisionero a Moctezuma para que calmara a su pueblo, al final esto no pasó y terminó asesinándolo.

En búsqueda de realizar un escape de emergencia, el ejército de Cortés tomó todos los tesoros de Moctezuma y partió con rumbo a Tlaxcala, en su escape fueron sorprendidos por las fuerzas mexicas y les orquestaron un duro golpe, reduciendo sus tropas a menos de la mitad, tras el hecho conocido como “La noche triste” los españoles comenzaron a reagruparse para volver a Tenochtitlan.

Cuitláhuac había sido nombrado el nuevo gobernante, sabiendo del peligro que representaban los españoles reorganizó su ejército y sacrificó a los pocos prisioneros españoles que quedaban, lastimosamente uno de los esclavos africanos que traían los conquistadores era portador de la viruela y comenzó una epidemia la cual mataría al tlatoani azteca.

Mientras la epidemia de viruela mermaba a los aztecas, Cortés comenzaba a planear el contraataque español, sumó más fuerzas que venían a apoyar a Pánfilo Narváez, reclutó a más soldados tlaxcaltecas y comenzó a someter a los señoríos que se encontraban alrededor de Tenochtitlan, esto con la idea de no dejarles puntos de escape.

Pintura sobre la conquista de Tenochtitlán
Foto: Unión Jalisco

El inicio de la caída de Tenochtitlan estaba comenzando a orquestarse, dada la posición geográfica de la ciudad, Cortés ordenó la construcción de 13 bergantines armados para iniciar el sitio de la ciudad por medio de las aguas del lago de Texcoco, recordemos que un bergantín es un navío mucho más pequeño y que puede moverse fácilmente por aguas más pequeñas.

11 meses después del fatídico escape de Tenochtitlan, los españoles regresaban para comenzar el sitio, lo primero que hicieron fue destruir el canal de Chapultepec, el cual era el principal proveedor de agua a la ciudad, Cuauhtémoc, quien se había convertido en el nuevo gobernante de Tenochtitlan tras la muerte de Cuitláhuac, debía hacer frente al asedio español.

La ciudad estaba prácticamente rodeada, las pequeñas embarcaciones aztecas no podían hacerles frente a los poderosos navíos españoles, sabiendo que las tres calzadas de acceso a la ciudad podían representar un peligro a sus objetivos, Cortés ordenó un avance lento y cauteloso ya que en las noches el ejército azteca solía atacar para frenar el avance español.

Viendo que la ciudad estaba siendo afectada por las enfermedades, la falta de recursos y los constantes ataques españoles, Cuauhtémoc mando emisarios tanto a los conquistadores como a los tlaxcaltecas para negociar la paz y así evitar más derramamiento de sangre, ambos se negaron y decidieron terminar lo que habían comenzado.

pintura sobre la caída de tenochtitlán
Foto: UNAM

80 días habían pasado desde que inició el sitio para la caída de Tenochtitlan, se calcula que hubo 240,000 muertes a lo largo de este lapso de tiempo, la resistencia no pudo aguantar más y los españoles junto con sus aliados regresaron a la ciudad ingresando por medio del señorío de Tlatelolco, los españoles estaban a punto de dar el golpe final.

Al ver que sus antiguos enemigos estaban a punto de ser derrotados, los ejércitos de los pueblos sometidos comenzaron una masacre contra la población azteca, esto como venganza tras el yugo que ellos habían cometido años atrás, la sangre llenó las antiguas calles de la ciudad, prácticamente se había cometido un genocidio en esa conquista.

El 13 de agosto de 1521 al ver que prácticamente había sido derrotado, Cuauhtémoc trató de escapar para continuar la batalla desde otro lado, en su huida un bergantín español lo apresó y fue entregado a Cortés, con esto se consumó la caída de Tenochtitlan y comenzaba a escribirse la historia del Virreinato de la Nueva España.

En Karani Art sabemos de la importancia de nuestra historia, es por eso que la retomamos en nuestros artículos.

Fuentes: Arqueología Mexicana, AD Magazine, Ciencia UNAM, INAH y El Financiero.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *